Buscar profesor:


 

Ruta de Navegación



Remembranzas Sobre la Escuela de Altos Estudios y la Carrera de Licenciatura en Matemáticas




Con el inicio de actividades de la Escuela de Altos Estudios el 4 de Marzo de 1964, se cumplía, entre otras cosas, un anhelo de las personas interesadas en las matemáticas, anhelo incrementado once años antes con la realización, en nuestra Universidad, de la Asamblea de la Sociedad Matemática Mexicana, actividad que se realizaba por la comunidad Matemática, antes de que iniciaran los Congresos que actualmente conocemos.


La Escuela se iniciaba con las Licenciaturas en Letras, Física y Matemáticas. Su nombre mostraba una analogía con una Escuela semejante creada, varias décadas antes, en la Universidad Nacional Autónoma de México. La fecha de inicio fue con el fin de que personas interesadas, egresadas con anterioridad del nivel educativo previo, pudieran llevar cursos propedéuticos e iniciar la carrera regularmente en Septiembre de 1964.


En el primer año lectivo (1964-1965) llegó, como Directora, la Matemática Manuela Garín de Álvarez, quien entonces fungía como Secretaria de actas de la Sociedad Matemática Mexicana y que sería, prácticamente, la primera persona que trabajaría en la Escuela en calidad de Director.


En el segundo año lectivo (1965-1966), a principios de Febrero de 1966, la Universidad de Sonora y la Escuela de Altos Estudios organizaron el IX Congreso Nacional de la Sociedad Matemática Mexicana. En este evento fue posible palpar la simpatía que despertaba la joven Escuela en la comunidad, dado el gran apoyo otorgado por la Universidad, la Iniciativa Privada y la Autoridades Civiles para el buen desempeño del mismo.


La planta de Maestros de los primeros años contó con egresados destacados de las Escuelas de Ciencias o Humanidades, principalmente del Distrito Federal y, en algunos casos, del extranjero. Podemos mencionar al Ing. Sergio Figueroa quien, el finalizar el segundo año lectivo, se fue a realizar estudios de Maestría a Atlanta y posteriormente, sería Director de la Escuela de Ingeniería. Este Maestro fue relevado por la Matemática nogalense Elvira Zenaida Ramos, quien haría el Doctorado en Harvard y sería la primera mujer en presidir la Sociedad Matemática Mexicana; En el inicio mencionamos también al matrimonio formado por los Físicos Román Álvarez y Carmen Varea, que harían el Doctorado en Berkeley.


Cabe mencionar que originalmente los alumnos de física y de matemáticas cursaban los dos primeros años (cuatro primeros semestres) en común y que inclusive en quinto y sexto se llevaban materias de la otra carrera, así los matemáticos cursábamos, después del cuarto semestre, Física Teórica, Física Moderna y Termodinámica.


Mencionamos también a los Maestros Matemáticos: Jorge Burges, Arturo Nieva, Aurelio Canales, Raymundo Bautista (quien también llegaría a presidir la Sociedad Matemática Mexicana), Jorge Toro, Oliverio Sánchez, Gloria Senderos, y Físicos: Alejandro Lwdlow, Abelardo Rodríguez, Antonio Jáuregui, Eduardo Hinojosa, Gonzalo de la Peña. Lista que podríamos extender para incluir a los maestros de la Carrera de Letras, ya que formábamos una comunidad, en toda la extensión de la palabra.


Al regresar la profesora Garín al Distrito Federal, llegó a dirigir la Escuela el Doctor en Matemáticas Oscar Valdivia, llegó además el Profesor, de muy gratos recuerdos, Enrique Valle Flores. Ambos resistieron los primeros ataques de quienes no comulgaban con la idea de que la Universidad contara con una Escuela de esta categoría. No fueron los únicos, ya que en algunas personas prevalecía la idea de que la Escuela era un lujo, olvidando que en su momento, cada una de las Escuelas lo ha sido; recordamos que en alguna ocasión, un personaje, primero de la Universidad y luego de nivel nacional, se animó a afirmar que en la Universidad solo se justificaba la carrera de Agricultura y Ganadería.


Desde sus inicios, profesores y alumnos difundíamos la información sobre las carreras que impartía nuestra Escuela en las preparatorias del Estado, llegando a festejar el cuarto aniversario, con actividades culturales por varios días, en la Cd. de Cananea. Debido en parte a la difusión dada llegamos a contar en 1970, con una inscripción record para primer semestre de 60 alumnos.


Para 1967, el número de egresados en la Carrera de Matemáticas en el País, no llegaba a cubrir ni el 2% de las necesidades de Matemáticos que se requerían sólo en el sector educativo. Bastaría recordar que, mientras en los Estados Unidos egresaban 80 Doctores en Matemáticas al año, México contaba con sólo 25 Doctores en las distintas áreas del conocimiento. Así, era común que las Escuelas de los niveles medio, medio superior y superior, solicitaran los servicios de alumnos de la Carrera; quienes atendían dichas solicitudes lo hacían con la convicción y el compromiso de ser pioneros y por lo tanto habría que desempeñarse de la mejor manera posible, ya que ello representaba abrir las puertas a las siguientes generaciones.


En 1969 nos dimos a la tarea de organizar el Primer Concurso Estatal de Física y Matemáticas, que actualmente es el de mayor tradición en su tipo en nuestro País. El ánimo para impulsar esta actividad tiene que ver con el hecho de que unos años antes, nuestro compañero Marco Antonio Valencia Arvizu, había ganado el primer lugar en el Concurso Nacional de Matemáticas.


La bondad de este tipo de eventos puede ilustrarse con el hecho de que varios participantes en ellos forman parte de la planta actual de Maestros en la Universidad. Otros se desempeñan en distintas Instituciones del País y del extranjero. Uno de estos últimos es responsable de diseño en una industria de nivel internacional en Alemania. Recordemos que en eventos de esta naturaleza se iniciaron, entre otros, John von Neumann y George Polya.


Desde los primeros egresados se creó la conciencia de salir a otras Instituciones a realizar estudios de posgrado, unos en condiciones laborales menos favorables que otros; pero todos buscando la superación para, en su oportunidad, apoyar la formación de nuevas generaciones, o desempeñarse de mejor manera en su vida profesional. Actualmente vemos que las condiciones y facilidades han mejorado bastante para lograrlo. Podemos ver que actualmente contamos con un buen número de profesores con posgrado (Maestros en Ciencias y Doctores).


Así mismo, desde los primeros años se ha contado con visitas de científicos destacados, tanto del País como del extranjero. Recordamos de entre los primeros a Carlos Graef Fernández, quien fue alumno de Einstein, Zdeneck Vorel, Juan Antonio Careaga, Eugenio Ley Kow, Shandrasekar Rochiadurin, Marcos Moshinsky, y desde luego, quien apadrinaría la carrera de Matemáticas, el Dr. José Adem.


También en esa época contamos con estancias de maestros que aceptaron pasar su año sabático en nuestra escuela, uno de ellos es el maestro Samuel Escarela.


En los años recientes hemos contado con la estancia de los destacados científicos de Rusia: Andréi Shafariévich, Serguei Sekerj Zen'kovitch y Yu M. Vorobjev, de cuya estancia va quedando evidencia en las publicaciones de los primeros Textos de Matemáticas Avanzadas editados por nuestra Universidad.


En 1969, iniciamos la publicación de la Revista Sonorense de Matemáticas que actualmente, con el nombre de Matemáticas, vive su tercera época.


Después del periodo de Director del Lic. Ricardo Valenzuela y en una de las épocas más difíciles no solo para la Escuela de Altos Estudios, sino para la Universidad misma, obligamos al Profesor Valle Flores a hacerse cargo de la Dirección. En ese periodo fue creado el Simposium México - Estados Unidos de Ecuaciones Diferenciales, del cual la Universidad de Sonora organizó el primero, la Universidad de Arizona el segundo y el Centro de Investigaciones y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional el tercero.


Desde 1968, con el trabajo del Dr. Pablo Latapí para el Desarrollo de la Universidad de Sonora y en el Primer Coloquio Mexicano de Matemáticas, apreciamos la necesidad que se tenía en varias Instituciones Educativas del País de trabajar por medio de Departamentos. Este sistema se inició en nuestra Universidad en Noviembre de 1978. Así, durante varios semestres coexistieron la Escuela de Altos Estudios y los Departamentos de Humanidades, Física y Matemáticas. Se nos confió, con la responsabilidad que representa, atender los cursos en esas áreas para todos los estudiantes de la Universidad.


Quienes en ese periodo tuvimos alguna responsabilidad, tanto en la Escuela como en el Departamento, apoyamos e impulsamos localmente el Programa de Formación y Actualización de Profesores de Matemáticas, así como la Maestría en Matemática Educativa que ofrecía la Sección respectiva del Departamento de Matemáticas del C.I.E.A. del I.P.N., de donde se deriva el Programa en este campo de la División de Ciencias Exactas y Naturales.


Dada la participación desde 1966, de las delegaciones a los Congresos Nacionales, la Sociedad Matemática Mexicana confió la realización del XXI, en Noviembre de 1988, a la Universidad de Sonora a través del Departamento de Matemáticas.


De nuevo, la Sociedad Matemática Mexicana confía la realización del XXXI Congreso Nacional a nuestra Universidad para Octubre de 1998.

Consideramos que las personas que en determinados periodos se han desempeñado, en cualquier nivel, en la conducción de nuestro Departamento, lo han hecho con la mejor voluntad y el mayor de sus esfuerzos en el mejoramiento del mismo y las metas que no se han alcanzado quizás sea el precio del gran servicio que ha prestado. Y solo viendo con la parte más estrecha de la mente se puede minimizar la gran labor social que realizan Departamentos de esta naturaleza.


Sabemos que contamos con la infraestructura para iniciar una nueva etapa y seguir alcanzando una meta en cada paso.


Conviene que los jóvenes estudiantes tengan presente, que una buena formación en nuestra área permite desempeñarse de manera exitosa en otros campos del conocimiento; pero que esta observación es general, ya que en otros campos también se encuentran personas con formación respetable en ciencias. Basta recordar que quienes iniciaron el desarrollo de la Matemática en México, solo los guiaba el gran amor que sentían por ella.


Estas apreciaciones cobijan un sinnúmero de anécdotas; pero solo hemos querido expresar que las cosas no han sido fáciles y que las nuevas generaciones están obligadas a atender una de las reglas de la evolución, "los nuevos tienen que ser mejores".


OSCAR MARIO RODRIGUEZ SÁNCHEZ




Blvd Luis Encinas y Rosales S/N, Colonia Centro. Edificio 3K-1. C.P. 83000. Hermosillo, Sonora. 
Teléfono +52(662) 2592155 Fax +52(662) 2592219, webmaster@mat.uson.mx